polo ralph lauren botas la nave del misterio

chaleco plumas ralph lauren la nave del misterio

maldición de Caitas Uno de los sucesos más impactantes de la historia de la parapsicología. Tras una sesión de Guija, extraas apariciones comienzan a ocurrir en la vieja casa de la calle Caitas, en México DF. Al cabo de los aos, casi todos los que participaron en aquella experiencia espiritistahan muerto. Un equipo del programa se ha desplazado a la ciudad azteca para grabar el lugar de los hechos y conversar con uno de los supervivientes.

una noche de 1982, este grupo de amigos decidio estrenarse en la Ouija. desafiando las advertencias de una anciana que les habia dicho que la tabla estaba maldita, y que no podian jugar pasadas ciertas horas.

cuenta Carlos: “Aquella noche mi hermana queria comunicarse con su ex novio, pero de repente la ouija comenzo a moverse y el indicador se deslizo brutalmente por el tablero sealando las letras que Sofía anotaba en una libreta:”Tras esto, emanuel, quien era entonces el novio de Norma, empezó a convlusionarse y arrastrarse por todo el piso. Se pegó contra la pared y vociferó, con una voz ronca, que los mataría a todos.

El muchacho no dejaba de gritar y se golpeaba contra los muebles de la habitación. Su rosto estaba transformado y su mirada estaba perdida.

Sin poder contenerse voító sin parar, apretó sus manos en el cuello de norma, sujetándola hasta que los ies de la chica despegaron el piso.

Fue entonces cuando sofia le roció agua benidta y pudo deterner la posesión que se dio aquella noche inolvidable. RECUERDA CARLOS, NICO SOBREVIVIENTE DEL GRUPO.

Cuando carlos llego de trabajar, le contaron lo sucedido, y decidieron uedarse juntos, pero de repentela temperatura bajo y un olor fetido invadio la habitación, fue entonces cuando empezo la pesadilla.

en esa misma noche se oyeron ruidos extraos y no pudieron dormir. Todos pensaron que era fruto de su imaginación, ya que lo que había pasado les había afectado de alguna manera, pero bueno, pasó otro dia, ya era de noche de nuevo y una de las participantes se levantó a darle el biberón a su hija ya que estaba llorando, al salir de su habitación. no puede creer lo que ven sus ojos: una especie de demino, un ente que se dirigía hacia ella pero flotando, ya que sus pies no tocaban el suelo, y vestido con una especie de atuendo de monje, con dedos largos y uas sucias y largas.

Esto hizo que se preocuparan más, pero fueron con una bruja que les dio un amuleto para que se protegieran. Esto no funcionó y al volver a buscar a la bruja, otra sorpresa se llevaron pues al llegar a su casa se encontraron con unos nios que jugaban en la calle. Les preguntaron por ella, y los nios les dijeron que ahi no vivía nadie desde hacia más de 20 aos; que había vivido una bruja pero que murió hace mucho tiempo, pero que ellos habian visto a un monje que habia entrado ahi un dia anterior, pero con la ayuda de una bruja, lo pudieron sacar.

de las siete personas ke estaban en la casa, cuatro murieron en ella, y otros dos por razones curiosas (en accidentes de auto cuando se dirigían al reencuentro con el ente para acabar con él). El unico que sobrevivio fue Carlos.

La muerte de su esposa fue la más extraa ya que se enfermó y padecia un raro mal que los doctores no sabian que era pero que éste le estaba absovbiendo la vida, su mujer poco a poco se consumía. hasta morir.

bueno, y aki estan todos los fallecidos:

PADRE TOMAS. muerto después del exorcismo practicado en caitas. Cayo por la escalera de su templo y se desnucó.

JORGE. amigo que murio a dos cuadras de la casa de caitas estrellandose en su auto contra una barda, perforándose la garganta con el parabrisas. Sucedio horas después que trató de investigar si la maldición lanzada por la ouija era real.

EMANUEL. protagonista de la historia. Murió en un accidente automovilístico.

FERNANDO. protagonista de la historia. Falleció a consecuencia de una ria de cantina en Guadalajara. como consecuencia de una bala perdida que le pego en la frente.

en el transcurso de menos de tres aos, Béranger Saunire, un pobre cura de pueblo, se convirtió en uno de los hombres más ricos de la región. En la puerta de su iglesia colocó la imagen de un diablo.

En 1885, a los 33 aos, Franois Béranger Saunire fue nombrado cura de la pequea iglesia de Sainte Madeleine, abandonada y semiderruida, que se alzaba en la parte más alta de la calle del pueblo, donde los visigodos habían levantado un palacio fortificado. Como muchos otros sacerdotes, Saunire tomó a una joven, Marie Denarnaud, como ama de llaves y se instaló en Rennes le Cháteau sin más perspectiva que la pobreza y la oscuridad. Pero el destino decidió otra cosa.

Saunire se enteró de que uno de sus predecesores había dejado un pequeo legado para el mantenimiento de la iglesia y, en 1892, decidió restaurar el altar mayor. Este constaba de un solo bloque de piedra, uno de cuyos extremos se hallaba fijado a la pared de la iglesia; el otro se apoyaba en una antigua columna de piedra tallada, de la época visigoda. Al levantar el bloque se descubrió que la columna era hueca; dentro había tres tubos de madera, sellados con cera, que contenían pergaminos manuscritos.

Algunas copias de estos pergaminos han llegado hasta nosotros. A primera vista no parecen ser más que transcripciones de pasajes conocidos del Nuevo Testamento, escritos en latín, con extraos caracteres de aspecto arcaico. El primero (Juan 12, 1 12) describe la visita de Cristo a Betania, a casa de Lázaro, Marta y María. El segundo es la historia de los discípulos recogiendo espigas de trigo en sábado, pero ha sido tomado de tres versiones diferentes, las de Mateo (12, 1 8), Marcos (2, 23 28) y Lucas (6, 1 5).

Una inspección más cuidadosa revela, sin embargo, que estos manuscritos contienen una serie de rasgos inesperados: hay dibujos de monogramas, se han aadido letras al texto, algunas de ellas están marcadas con un punto, otras desplazadas; son indicios de que los documentos están en clave. Y, desde luego, un criptógrafo no encontraría demasiadas dificultades en descifrarlos.

A principios de 1893, Saunire llevó los manuscritos a su obispo, monseor Félix Arséne Billard de Carcassonne y obtuvo autorización (y dinero) para ir inmediatamente a París. Allí entregó los documentos al abate Bieil, director de Saint Sulpice, quien le presentó a su sobrino, el editor religioso Ané, en cuya casa se alojó Saunire mientras estuvo en París, y a mile Hoffet, destinado a convertirse en una gran autoridad en manuscritos antiguos y sociedades secretas.

Saunire estuvo tres semanas en París. Pasó mucho tiempo en el Louvre, donde compró reproducciones de tres cuadros sin vinculación aparente entre sí: Pastores de Arcadia de Poussin, el retrato de San Antonio de Teniers y un retrato anónimo del papa san Celestino V. También entabló amistad cosa rara para un humilde cura de pueblo con una celebridad parisina, Emma Calvé. La hermosa soprano estaba en la cumbre de su carrera. Durante muchos aos fue íntima amiga de Saunire y lo visitó con regularidad hasta su boda, en 1914, con el tenor

Cuando volvió a Rennes, Saunire continuó la restauración de la iglesia. Con la ayuda de algunos jóvenes del pueblo uno de los cuales vivía aún en 1962 y proporcionó detalles valiosos sobre las actividades de su párroco levantó otro bloque de piedra que se encontraba justamente delante del altar. La parte inferior del bloque estaba tallada en un estilo arcaico, que fue identificado como perteneciente a los siglos VI o VII.

Cuando fue retirado el bloque, Saunire ordenó a los jóvenes que excavaran a varios pies de profundidad; en cuanto anunciaron qué habían encontrado algo los envió a casa y se encerró en la iglesia. Se dice que habían descubierto dos esqueletos y un cuenco lleno de objetos brillantes; Saunire manifestó que eran medallones sin valor. Cuando recientemente se volvió a excavar en el mismo lugar se encontró una calavera con una hendidura ritual característica en el cráneo.

Después de este descubrimiento, los trabajos en la iglesia cesaron durante algún tiempo. En cambio, Saunire, acompaado por su ama de llaves Marie, se dedicó a recorrer los alrededores con un saco al hombro. Cada noche volvía con el saco lleno de piedras que había elegido cuidadosamente, y cuando se le preguntaba por
polo ralph lauren botas la nave del misterio