polo ralph lauren el corte ingles Por la falsa confesi n de un exguerrillero de las Farc El viacrucis de Catering de Colombia

cheap ralph lauren polo Por la falsa confesi n de un exguerrillero de las Farc El viacrucis de Catering de Colombia

Politica y Sociedad Espacio dedicado a la informaci n y discusi n de todo lo relacionado con nuestro pa s, departamento y ciudad, pero tambi n de todo aquello que ocurre en el mundo. Noticias, fen menos sociales y datos hist ricos tienen su sitio aqu . Todas las opiniones se aceptan siempre y cuando se hagan respetando a los dem s y sin insultos. .

Temas Similares Tema Autor Foro Respuestas ltimo mensaje Colombia pagar por un ataque de las FARC EL_FRESA Politica y Sociedad 0 31 05 2011 17:12:15 Falsa desmovilizaci n? Video exclusivo sobre el supuesto montaje de un frente de las Farc Tyler Durden Politica y Sociedad 2 10 03 2011 12:27:24 Colombia: las FARC liberan a dos rehenes E D S N Politica y Sociedad 2 16 02 2011 20:29:02 Colombia: mueren 14 guerrilleros de las FARC MiL0 Politica y Sociedad 2 16 11 2010 12:22:17 Moncayo sigue su ‘v acrucis’Caracol Politica y Sociedad 5 03 09 2009 15:05:20

Por: Redacci n Judicial

La historia de una s lida empresa colombiana objeto de un errado proceso judicial que se llev a sus socios a la c rcel y a la firma a su casi disoluci n. Despu s de 4 a os, la Fiscal a declar su inocencia.

Foto: Diana S nchez El Espectador

Guillermo Riomalo Torres, empresario de Catering.

A principios de 2009, la empresa Catering de Colombia ten a 1.970 empleados en todo el pa s y era l der en el negocio de suministro de alimentaci n, servicios de aseo y apoyo log stico a grandes compa as nacionales y extranjeras. Hoy, la empresa no supera los 180 trabajadores entre personal operativo y de administraci n, y su destino se debate entre la desaparici n o la transformaci n en otra firma. La raz n: la falsa acusaci n de un exguerrillero de las Farc que asegur que la empresa era utilizada para ocultar y lavar dineros de la insurgencia.

Esta historia comenz en febrero de 2007, cuando dos detectives del DAS en Sogamoso (Boyac ) reportaron a la Fiscal a que un guerrillero preso hab a manifestado que sab a de una empresa donde supuestamente hab an entrado $1.000 millones de las Farc. Un mes despu s, C sar D az Sossa, conocido con el alias de Cochebomba, declar que como exjefe de finanzas del frente 56, pod a asegurar que entre 2004 y 2005, en los departamentos de Boyac y Casanare, a trav s de terceros le hab a entregado la millonaria suma a la empresa Catering.

Como quiera que en varias ocasiones personal de la empresa hab a notificado a las autoridades sobre los frecuentes episodios de extorsi n de las Farc y el Eln en su contra, e incluso se lleg a interponer una denuncia ante la Fiscal a, a su presidente Guillermo Riomalo Torres no le pareci extra o que a finales de 2008 el DAS le solicitara informaci n contable de la compa a. l hoy refiere que entreg m s de 4.000 folios en varias cajas, sin sospechar el uso que se le iba a dar a la informaci n, pues nunca le advirtieron sobre la investigaci n.

Lo cierto es que el 11 de julio de 2009, tanto l como su exesposa Mar a del Pilar Clavijo, as como los trabajadores de la empresa Humberto Jim nez y Jos Mar a Gregori fueron capturados, sus viviendas allanadas y presentados ante los medios de comunicaci n como los integrantes de una banda de lavadores de dinero al servicio del Bloque Oriental de las Farc. Despu s de 16 d as detenidos en los calabozos del DAS, Riomalo y sus compa eros fueron remitidos al patio 2B de la c rcel La Modelo. Mar a del Pilar Clavijo al Buen Pastor.

En el primer reporte sobre los hallazgos en tres computadores incautados, lleg a decirse que hab a pruebas contundentes. La tesis de grado laureada en periodismo, de la hija de Guillermo Riomalo, que trataba sobre cr nicas tur sticas en Cuba, lo cual supuestamente demostraba afinidad con la guerrilla. Una imagen del Mono Jojoy utilizada para un trabajo acad mico. Y una fotograf a del entonces presidente lvaro Uribe con la tuna de la Universidad Javeriana, que probaba el inter s de la organizaci n por atacar las altas esferas.

Mar a del Pilar Clavijo explic que ella hab a pertenecido a la tuna y por eso ten a la foto. No le creyeron. Agreg que desde nueve a os atr s estaba dedicada a la docencia, que nada conoc a de las finanzas de la empresa porque estaba separada de Guillermo Riomalo, y que su inclusi n como accionista de una compa a af n obedec a a un consenso para la protecci n patrimonial de la familia. La Fiscal a argument que en su condici n de economista ten a que saber lo que suced a y ni siquiera vali que estuviera a cargo de un menor de 14 a os.

A su vez, Jos Mar a Gregori, quien ten a 55 a os, a pesar de que demostr que sufr a de hipertensi n pulmonar severa, fue a parar a la c rcel. En su contra pesaba un indicio m s: era exguerrillero del M 19, y como era la persona que movilizaba los camiones de Catering en Casanare, fue sindicado de ser el contacto de las Farc. Estando preso le asesinaron un hijo en una ri a y no le dieron permiso para el sepelio. Cuando por fin le aprobaron la detenci n domiciliaria ya estaba muy enfermo. Falleci el pasado 22 de febrero.

En cuanto al empresario Guillermo Riomalo, pas seis meses en el patio 2B de La Modelo, junto a narcos y delincuentes comunes, pagando todos los d as por el ingreso de su almuerzo, por recibir encomiendas, por su seguridad. En diciembre de 2009, lo trasladaron a alta seguridad tras sufrir un episodio de cardiopat a. Y en febrero de 2010, lo enviaron al patio octavo de la c rcel de C mbita, donde comparti sus d as con dos antagonistas de la guerra: alias Mart n Sombra, de las Farc, y H ctor Buitrago, de las autodefensas del Casanare.

El 11 de junio de 2010, exactamente un a o despu s de su detenci n, por razones de salud, Riomalo logr que le aceptaran la detenci n domiciliaria. Sin embargo, en 12 meses hab a hecho cursos acelerados de supervivencia en la c rcel y de derecho penal. En las prisiones entendi lo que es ser graso , es decir, el que tiene c mo pagar por trato digno. Con los abogados supo que por leer el proceso pueden cobrar $20 millones, y que gast $1.000 millones, es decir, la misma plata que supuestamente hab a guardado a las Farc.

Al margen de estas circunstancias, y a pesar de ser considerado un preso de alta peligrosidad, Riomalo no declin en su defensa. En cuanto a su acusador, alias Cochebomba, a pesar de que el primer d a dej claro ante la justicia que su pretensi n era que le dieran beneficios, tanto a l como a su familia, a la hora de precisar detalles empez a perder la memoria o a contradecirse. Otro exguerrillero que compareci en el caso neg saber del tema y revel que Cochebomba se hab a volado de las Farc porque se estaba robando la plata de las finanzas.

El pasado 30 de mayo, cuatro a os despu s del primer reporte del DAS, la justicia ratific lo que los procesados hab an dicho desde el primer d a: que alias Cochebomba minti buscando beneficios. Un fiscal de la Unidad Contra el Lavado de Activos calific de nimia, perturbada o lun tica la credibilidad de su testimonio y concluy que, bajo los criterios de la sana cr tica, ante unas declaraciones plagadas de incoherencias y contradicciones , lo pertinente era precluir la investigaci n judicial en favor de los procesados en este caso.

En otras palabras, la Fiscal a admiti que fueron tantas las dudas en este proceso, donde la nica prueba fue el testimonio del exguerrillero alias Cochebomba, que la decisi n razonable era absolver a los procesados. M s a n cuando otro guerrillero, contertulio y compinche del primero , declar que no le constaba nada de entrega de dineros a la empresa Catering de Colombia. Adem s, del estudio contable y patrimonial realizado a la compa a tampoco se derivaron conclusiones de enriquecimiento il cito o lavado de dineros.

Desde hace 11 d as, el empresario Guillermo Riomalo es un inocente m s que vivi una pesadilla por cuenta de un error judicial. Hoy cree que no todo fue tan gratuito. En ese momento, su empresa atend a contratos de suministro a la British Petroleum Company, entre otras empresas, y estaba a escasos d as de ganarse una licitaci n para suministrar 9.000 comidas diarias. Hoy siente que, de alguna manera, entendi lo que es la fragilidad humana. A pesar de ser un hombre econ micamente rico, vio c mo una cacer a de brujas arras con todo.
polo ralph lauren el corte ingles Por la falsa confesi n de un exguerrillero de las Farc El viacrucis de Catering de Colombia