camisa polo ralph lauren masculina los dos caminos de la gloria ol mpica

ralph lauren france los dos caminos de la gloria ol mpica

En 1808, el poeta William Blake cre uno de los mayores s mbolos nacionales de Inglaterra. El poema did those feet in ancient time musicalizado y convertido en himno un siglo despu s bajo el nombre de Sus versos m s enardecidos rezaban: me my Bow of burning gold; Bring me my Arrows of desire: Bring me my

Spear: O clouds unfold! Bring me my Chariot of fire! El carro de fuego de la ltima l nea hace referencia a un pasaje b blico, del Segundo Libro de los Reyes, cuando unos carros tirados por caballos de fuego envuelven al profeta Eliseo y lo suben al cielo en un torbellino.

Blake convirti la imagen del carro de fuego en un s mbolo de la energ a divina. Casi dos siglos despu s, el director Hugh Hudson la tom como inspiraci n para contar la historia de dos atletas brit nicos en las olimpiadas de Par s de 1924. De ah surgi de fuego (1981), una pel cula inevitablemente ligada a su primera escena con los j venes atletas corriendo por la playa mientras suena el archiconocido tema de Vangelis.

Hudson quiso firmar un canto al deporte con trasfondo cristiano y algo de vocaci n inspiradora para el olimpismo brit nico. Un filme basado en los dos caminos cl sicos del deportista de elite: el talento frente al esfuerzo, una lucha de opuestos que actualmente simbolizan mejor que nadie Federer y Nadal. En el caso que nos ocupa, Eric Lidell frente a Harold Abrahams.

Lidell es el talento. Un corredor que parece conseguir sus proezas sin esfuerzo. El elegido por Dios para darle medallas a su pa s, seg n su propia versi n de los hechos. El oro que conquist en los 400 metros da cuenta de su manera de correr: Lidell se exprimi durante la primera mitad, casi igualando los tiempos que sol a firmar en 200. Y cuando todo el mundo pensaba que hab a dilapidado sus reservas e iba a desfondarse, sigui corriendo con el mismo empuje. Los carros de fuego llegaron para arrebatarle sobre esa pista.

Abrahams es el esfuerzo. Un hijo de jud o que se siente rechazado por la Inglaterra cristiana. Mientras Lidell es el buen cristiano complaciente y querido por los ni os, Abrahams es un personaje con un punto asocial. Un atleta que corre para demostrarse a s mismo que es mejor que los dem s, que se salta el protocolo de Cambridge para contratar al mejor entrenador disponible y se castiga el cuerpo con entrenamientos espartanos. Al contrario que Lidell,
camisa polo ralph lauren masculina los dos caminos de la gloria ol mpica
que se limita a sacar todas sus energ as, gana el oro en los 100 metros porque se ha estudiado, punto por punto, todas las maneras de ara ar segundos.

Hudson, adem s, se empe en a adirle al personaje de Lidell un paralelismo con el Tom s Moro de hombre para la eternidad Es decir, convertirlo en un h roe de conciencia. Seg n de fuego Lidell perdi su oportunidad de medalla en los 100 metros lisos porque se neg a competir en domingo, cuando se celebraba la carrera de clasificaci n. La pel cula sit a la decisi n justo cuando el equipo ol mpico brit nico parte hacia Par s. En realidad, Lidell lo hizonmeses antes, al perderse una carrera de preparaci n, y el comit tuvo tiempo de sobra para cambiarle a los 400 metros, como narra la pel cula.

Pero m s all de licencias po ticas, de fuego contagia su entusiasmo. La oda a la sangre, el sudor y las l grimas que se derraman en los Juegos Ol mpicos. Aunque, sobre todo, prevalece su mensaje cristiano. Otorga mucho valor al componente espiritual de las victorias que a su valor para un pa s. est por encima de las naciones seg n Lidell.
camisa polo ralph lauren masculina los dos caminos de la gloria ol mpica